Columna de opinión publicada en AS el 18 de noviembre de 2020

Infantino acuérdate: “Health comes first”

Qué ganas de liga y de fútbol que tenemos algunos. La selección, cuando no hay otra cosa, agrada pero no emociona. De hecho, tanto baile de nombre, al final solo te quedas con Ramos y Busquets. Me temo que habrá que esperar mucho tiempo hasta que llegue a la selección la próxima remesa de IniestasXavis y Casillas. Es el momento de sacar jugadores de las canteras. Si el Barça y el Madrid no lo hacen ahora que está la cosa difícil, ¿cuándo se van a atrever? Si hay calidad en casa, deben presumir de ella y que se vaya formando para la absoluta. Después de ver los últimos fichajes de unos y otros, surge la pregunta de si en las canteras no habría lo mismo o mejor.

Mientras los clubs y las ligas están haciendo frente a la segunda ola de la pandemia para mantener a sus jugadores sanos y salvos, las federaciones meten partidos de selecciones con calzador. Los viajes trasatlánticos y la sobrecarga de encuentros, devuelven a los jugadores contagiados y lesionados. Por todo esto, los clubs insisten en la salud de los futbolistas y en sus finanzas. Los equipos ya están sufriendo muchísimo con las pérdidas que les está ocasionando la pandemia y ahora además, con las consecuencias de los viajes de sus jugadores. Tanto es así, que muchos clubs se están planteando no dejar marchar a los futbolistas con sus selecciones, como ya han hecho algunos equipos de la Major League Soccer en USA.

Lo cierto es que cada uno mira sus intereses y la parte económica es la que mueve a las federaciones. Países como Argentina y Brasil, cuentan con futbolistas quienes la mayoría compiten en Europa y sacan sus mayores beneficios de las retransmisiones de los partidos de sus ídolos nacionales.

Este virus está afectando al mundo del fútbol en todas sus ramificaciones: tanto en la económica como en la física. Debemos replantearnos muchos partidos y algunas competiciones. El ejemplo lo tenemos en el equipo de Arabia Saudí, Al Hilal, actual campeón de la Champions de Asia, que ha sido expulsado de la competición por falta de efectivos. Se presentó con una alineación sin suplentes y con tres porteros en el once titular. Parece imposible imaginarse que esto pueda pasar en Europa, pero si ocurre ¿entonces qué?

Se necesita una revisión urgente sobre la protección de los jugadores y la compensación a los clubs por los costes médicos y la pérdida de beneficios futuros. Habrá que recordarle a Infantino las palabras que tanto repitió allá por el mes de abril: “Health comes first”, la salud es lo primero.

Recent Posts