Columna de opinión publicada en AS el 27 de junio de 2020

Villarreal y Levante están siendo de los mejores equipos de la Liga B, la de los menos adinerados. El Villarreal lleva 10 de 12 puntos posibles. Además, ha vuelto el jugador emblema del club, Bruno Soriano, después de 3 años de calvario. Ha conseguido resultados a lo Cholo Simeone (0-1, 1-0, 0-1) ante equipos que se juegan la vida y contra un resucitado Sevilla, casi lo vuelve a hacer. El Levante ha sumado en todos los partidos excepto uno y a punto estuvo de conseguir el triplete de matagigantes contra el todopoderoso Atlético de Madrid.

Descartando el factor campo y el VAR (que ya sabemos cómo funciona), ¿qué es lo que les hace superiores a estos equipos en este nuevo fútbol abaloncestado?

¿Será cosa de la tierra dónde han vivido el confinamiento? Villarreal, Levante y Valencia han podido disfrutar del clima mediterráneo, pero al Valencia, no le ha dado el mismo resultado. ¿Será la estructura y tranquilidad del club? Puede ser. Tanto Levante como Villarreal son clubes consolidados a lo largo de los años y con unos presidentes que han hecho crecer a sus equipos de forma responsable y acompasaba con sus éxitos y sus fracasos.

¿Serán sus entrenadores? Paco López inició su trayectoria como entrenador en el fútbol valenciano en el 2004. En el 2017, cogió las riendas del Atlético Levante de Tercera División y unos meses más tarde se hizo cargo del primer equipo. Un entrenador que conoce la cantera, la cuida y sabe lo que son los campos de tierra. Ahora mismo, después de dos años en la élite, es el entrenador con más partidos en Primera División con el Levante. Por su parte, Calleja, exjugador del Villarreal, comenzó su carrera como entrenador en 2014, dirigiendo al Villarreal Juvenil en División de Honor. Ya en el 2017, pasó de entrenar al Villarreal B, a dirigir al Submarino Amarillo de Primera División. Consiguió el mejor inicio de Liga de un entrenador en la historia del Villarreal CF. Calleja conoce la casa a la perfección tanto como jugador, como entrenador. Cuenta con la confianza total de su presidente. Si no, no se explica que en el 2018 fuera destituido y al mes y medio de su marcha, lo volviera a reincorporar para que salvara al equipo del descenso. Algo bastante inusual en el mundo del fútbol.

Foto Ángel Sánchez (Diario AS)

¿Será el karma? Después de tanto VAR milimétrico, el karma les está devolviendo los puntos perdidos por el camino.

¿Será cómo juegan? Es probable. Los valencianos tienen mucho talento de medio campo hacia arriba. Además, parece que las pájaras mentales ocurridas durante toda la temporada y los absurdos fallos en defensa se han quedado confinados. Un fútbol vertical y atrevido le está alejando cada vez más de los puestos de abajo y aproximando cada vez más a Europa. Los castellonenses practican un fútbol flexible donde prima la velocidad por bandas, los jugadores entre líneas y las posesiones con sentido. Sigue imbatido.

¿Será su fondo de armario? Al Levante le está dando mucha vida la energía de Hernani y la solidez de Bruno. En el Villarreal, Bacca y Samu Chukwueze están siendo el mejor revulsivo. Sea lo que sea, Villarreal y Levante son los equipos mejor desconfinados.

Recent Posts