hawaii la era trump

Ya estoy en Hawaii de nuevo. Viajé a Uganda el último día de la presidencia de Barack Obama. He vuelto a Estados Unidos con el temido mandato de Donald Trump en sus primeros meses. Os preguntaréis qué ha cambiado y qué esperamos en Hawaii, un estado demócrata.

No pude perderme el discurso de Trump en su toma de posesión. Mostró un país devastado y empobrecido que contradice la realidad del legado de su predecesor, Barack Obama, a quien sí le tocó asumir la presidencia en medio de la crisis económica más grave desde los tiempos de la Gran Depresión y se despedía de su cargo con 12 millones de puestos de trabajo creados.

Hemos visto en numerosas ocasiones que Trump es incapaz de hablar como un presidente. Y por eso dudo que vaya a actuar como tal. Espero que Obama responda como anunció en su despedida y que intervenga si Trump se extralimita y daña nuestros derechos básicos.

No sé si Trump cumplirá todas sus promesas sobre construir el muro, que lo paguen los mejicanos, mandar a 20 millones de personas a la calle sin ninguna cobertura médica (Obamacare), realizar redadas… O la propia presidencia y la presión de los ciudadanos le hará cambiar.

Lo que sí que sé es que una amiga mía militar americana ha recibido una carta donde le piden que entregue toda la documentación que pruebe que es ciudadana americana. ¿Por qué? Porque su apellido es Sánchez. Sus bisabuelos llegaron a USA desde México hace muchos años. Tanto su madre, como ella misma nacieron en USA y para más inri, no habla ni español. Además de todo esto, lo que me llama la atención es que el gobierno de USA no ha tenido en cuenta que lleva 30 años sirviendo a su país.

era trump en hawaii

De la misma forma, soldados veteranos procedentes de Latinoamérica con síndrome post-traumático debido a las guerras en las que USA ha estado involucrado en los últimos años, han sido deportados a sus países de origen.

Si a las personas que dan su vida por Estados Unidos se les persigue y se les echa de aquí, me imagino lo que les pasa a los mejicanos que no son ciudadanos americanos y hacen trabajos poco cualificados. Las redadas efectuadas por este presidente están destrozando y separando a familias enteras. Seres humanos que han dejado su casa por un futuro mejor.

Y yo me pregunto: ¿Creéis que abandonar tu propia casa, tu familia y tu país es fácil? ¿Tú lo harías, si no tienes qué comer, los narcos amenazan la vida de tus hijos constantemente y no tienes la posibilidad de un futuro mejor? YO SÍ.

Independientemente de su Gran Muralla de 4.500 millones de dólares y un alcance de 3000km de largo, de ancho, o de alto, nada va a poder parar que personas desesperadas arriesguen su vida por un futuro mejor para ellos y para sus familias.

Yo estoy con la publicación de Marck Zuckerberg, el fundador de Facebook: “Estados Unidos es una nación de inmigrantes, y debemos estar orgullosos de ello“.

Al ex candidato a la presidencia, Bernie Sanders, cada declaración de Donald Trump le horroriza: “Estos son tiempos muy alarmantes para la gente de EEUU y para el mundo entero. Tenemos un presidente que miente patológicamente y miente con el objetivo de socavar los cimientos de la democracia estadounidense”. Son declaraciones muy duras que dejan ver el sentir de muchos ciudadanos.

A pesar de todas sus locuras, lo que más ha molestado a los Hawaianos es la orden ejecutiva de cerrar las puertas a inmigrantes y refugiados de varios países de Oriente Medio. El fiscal general de Hawaii, Doug Chin, ha interpuesto una demanda contra el Presidente Trump en la Corte General. La orden prohíbe la entrada de personas provenientes de Iraq, Irán, Syria, Somalia, Sudán, Libya y Yemen. Es decir, Trump no quiere musulmanes en USA.

musulmanes era trump

Según el estado de Hawaii, esta orden es anti-constitucional porque favorece a otras religiones y viola el Primera Enmienda; niega la protección de derechos basándose en motivos religiosos; y viola las Leyes de Inmigración y Nacionalidad y Procedimientos Administrativos de USA.

Yo creo que lo hace especial a USA es la gran aportación que cada cultura proporciona el país. Todo el mundo debe respetar la ley y atenerse a la Constitución, incluido el propio presidente. Con esta orden, hay millones de personas en este país y en todo el mundo que han sido olvidadas.

Como dice Sanders: “En tiempos de crisis lo que ha pasado una y otra vez es que la gente se ha levantado y ha luchado. Perder la esperanza no es una opción”.

Me quedo pensando: ¿Estamos llegando a pasos agigantados hacia el autoritarismo? Una nación en la que el presidente tiene poderes extraordinarios, muchos más de los que otorga la Constitución.

No sé si quiero seguir pensando…

¡Nos leemos pronto!

Patricia Campos.

Recent Posts